Abadia del Sacro Monte

Abadía del Sacro Monte

A finales del siglo XVI en unas cuevas excavadas en el monte llamado Ilipulitano, extramuros de la ciudad de Granada, se encontraron unas láminas sepulcrales, restos humanos y unos documentos escritos en árabe sobre láminas de plomo. Son los famosos “libros plúmbeos”.

Aseguran que en este lugar sufrieron martirio los primeros evangelizadores de la Bética, entre ellos Cecilio, patrón de Granada. La ciudad se conmovió con estos descubrimientos. El monte pasó a ser considerado sagrado, Sacro Monte, y consecuentemente lugar de peregrinación. Las cruces que aún permanecen plantadas en la ladera y las famosas “siete cuestas” son la huella visible de la secular subida de los granadinos a este monte, junto al valle de Valparaíso.

D. Pedro de Castro, Arzobispo de Granada (1534-1623), comenzó a edificar la Abadía como lugar de culto cristiano para honrar a los mártires. Interpretó el hecho y los sentimientos del pueblo dando forma a esta ya pluricentaria institución. En 1610 inauguró la Iglesia Colegial y posteriormente se levantó todo el resto del complejo que va desde el siglo XVII al XIX.

Junto a la Colegiata construyó un centro para la educación de la juventud. Durante el siglo XVII fue Colegio de teólogos y juristas. Y después, a lo largo de más de un siglo, Facultad de Derecho. En la segunda mitad del siglo XX pasó a ser colegio de segunda enseñanza hasta 1975 y en la actualidad se están llevando a cabo proyectos de rehabilitación de la zona dedicada a actividades docentes y culturales.

La biblioteca de la Abadia del Sacro Monte de Granada, tiene su origen en el mismo momento de la fundación de la Abadía granadina. El fundador, al crear el seminario tridentino para la formación de jóvenes, pensó también en la formación de una biblioteca que sirviera de soporte para el conocimiento del pensamiento cristiano. Comenzó con donaciones, préstamos, regalos y legados post mortem. El mismo Don Pedro cedió a la Abadía su propia biblioteca para que constituyera el germen de la futura colección bibliográfica.

Este núcleo primigenio, estimado en unos 1.300 títulos, representa el sector más escogido y rico de todo el conjunto. En él se encuentran representadas todas las áreas del conocimiento y en distintos soportes y lenguas. El fondo de don Pedro de Castro cuenta con obras sobre música, procedimientos judiciales de primera magnitud; gramáticas caldeas, árabes; obras de medicina, matemáticas, historia, geografía, teología y un largo etc. Donó a la Abadía una gran cantidad de manuscritos en castellano, latín, griego y árabe, además de sus propias aportaciones literarias pastorales y burocráticas. Intentó aumentar sus fondos con la adquisición de otras dos bibliotecas de personajes preeminentes de la sociedad sevillana: el doctor Mármol y el maestro Serrano; bibliotecas que habían sido tasadas en 4,900 y 3,900 reales, respectivamente. Al no poderse realizar dicha compra, el total del dinero, 800 ducados, se utilizó en la adquisición de nuevos libros.

A los pocos años, en 1651, se produjo una segunda donación, que tanto en volumen como en riqueza se puede comparar con la de don Pedro de Castro. Se debe al primer abad Pedro de Ávila, entusiasta bibliófilo. La colección se estima en torno a los 700 títulos con obras tan significativas como el ” Lexicon iuris civilis ” de Antonio de Nebrija, edición de 1537: varias Biblias con sus comentarios como los publicados por Plantino en 1574 y por Arias Montano en 1571 con textos en latín, siriaco y griego; clásicos griegos, homilética, patrística, etc. Creó además un depósito de ducados para adquisición de ediciones príncipe de aquellas obras que ya existieran en la biblioteca. Después Cristóbal de Aybar, secretario de don Pedro de Castro hizo una pequeña donación de sólo trece volúmenes, pero de gran relevancia. Son doce libros árabes y un vocabulario también árabe.

Durante los siglos XVIII y XIX la biblioteca siguió enriqueciéndose gracias a las numerosas adquisiciones y a las pequeñas donaciones. Y en el último tercio del siglo XIX, en 1875, se hizo otra gran donación: el Convento san Antonio de Padua entregó a la Abadía su biblioteca, sobresaliendo en ella una excelente colección de libros cantorales.

A los pocos años, a caballo entre los siglos XIX y XX, se produjo una nueva e importante donación. El abogado y erudito antequerano don Trinidad Rojas legó al Sacro Monte toda su biblioteca con unos dos mil títulos impresos de materias como Teología, Historia, Literatura y Derecho. Además de todos los manuscritos de su prolija producción literaria.

Pero las donaciones inter-vivos y post mortem no serán las únicas formas de enriquecer sus fondos. Además de la compra de bibliotecas ya formadas, los abades y canónigos, a lo largo del tiempo, han ido aumentando el número de libros con sus bibliotecas particulares. Así aparece en las actas capitulares de las que se deduce también la importancia que el cabildo daba al nombramiento de bibliotecario

La biblioteca tiene una intención globalizadora en cuanto a materias, aunque predominan las materias propias de la institución: Teología, Patrística, Filosofía, Derecho Civil y Eclesiástico, Historia o Ciencias. En su gran mayoría se trata de manuales y estudios ensayísticos, aunque también abundan los diccionarios, comentarios y estudios críticos. Son más abundantes los impresos de los siglos XVI y XVII en lengua castellana, latina, griega, sin excluir el árabe y el francés. En la actualidad la biblioteca histórica, ya catalogada, cuenta con unos 22.000 títulos impresos.

Ya en el en el último tercio del siglo XX, la Biblioteca acabó convirtiéndose en una biblioteca eminentemente histórica debido a las transformaciones experimentadas en la política educativa que tuvieron graves consecuencias en el Colegio del Sacro Monte, hasta el extremo de tener que cerrar sus puertas en los años ochenta del siglo pasado.

BUSCA Y ENCUENTRA

Catálogo de la Biblioteca de la Abadía del Sacromonte

Búsqueda avanzada

ENLACES DESTACADOS

Copyright 2015 © RED DE BIBLIOTECAS DEL ARZOBISPADO DE GRANADA.
Biblioteca Diocesana de Granada. Oficina central | Paseo de la Cartuja| 18011 GRANADA | T. +34 958 160 978 (ext.107) | F. +34 958 185 023 | bibliotecas@archidiocesisgranada.es | http://bibliotecas.archidiocesisgranada.es/
Política de privacidad |Aviso legal |Política de cookies